Cuentame una historia

Aquí todo son historias, algunas reales, pero casi todas imaginarias porque la realidad resulta demasiado increíble.

viernes, 28 de abril de 2017

Reto "Los refranes de mi vida"


CASORIO Y MORTAJA DEL CIELO BAJAN

Salían de la iglesia cogidos de la mano. Sus trajes de novios un poco desfasados y sus peinados antiguos me produjeron ternura y una tremenda sensación déjà vu. Inexplicablemente, sus caras me sonaban de una manera inquietante. De repente, una sensación de frío glacial me recorrió la espalda y, a pesar de no tener espejo, sé que la sangre huyó de mi piel, dejándome la cara blanca como la de una estatua de mármol de Carrara.
Volví a casa deseando estar equivocada, pero temiendo e intuyendo que no lo estaba. saqué del altillo del armario la caja de lata donde, desde mi más tierna infancia, se guardaban fotos antiguas de familiares y amigos. hacía más de quince años que no le echaba un vistazo. Saqué el contenido, lo volqué sobre la cama y revolví, levanté y tiré al suelo, hasta dar con lo que buscaba y temía. Alli estaba aquella foto de los novios saliendo de la iglesia, la iglesia por la que había pasado apenas media hora antes, los novios que había visto salir de la mano con sus trajes y peinados anticuados. Di la vuelta a la instantánea y leí la letra cuidada de mi madre: "Tío Carlos y Amparo. 29 de junio de 1959". Busqué la otra foto, la que creía relacionada con la anterior, la que deseaba que nada tuviera que ver con la anterior. Una foto familiar, todos de luto y llorosos a las puertas del cementerio de la ciudad. Le di también la vuelta sabiendo que no se iban a cumplir mis deseos. "Entierro de tío Carlos y Amparo, muertos en accidente al día siguiente de su boda. 2 de julio de 1959"
Empecé a sentirme mal. Me silbaban los oídos con un pitido rítmico, notaba destellos de luz en los ojos interrumpidos por sombras que se movían a mi alrededor. Tenía la boca seca y aunque intenté moverme, no lo conseguí. Como en un susurro me llegaba una voz conocida. ¿Qué hacía aquí mi hermana?
"¿Doctor, cree que saldrá del coma? casi es preferible que no. ¿Como va a soportar saber que su marido ha muerto el mismo día de la boda en un accidente de coche cuando iniciaban su viaje de novios?"

Este relato se ha escrito para participar en "Los refranes de mi vida", primer reto convocado por la comunidad de Google  "Escribiendo que es gerundio"


martes, 25 de abril de 2017

"Agnes Grey" Anne Brontë

En mi afán por profundizar en el mundo de las Brontë, como ya os anuncié en la reseña de "Shirley", abordo ahora "Agnes Grey". 
Esta es la primera de las dos novelas que escribió la única hermana a la que aún no había leído. Anne Brontë fue la más pequeña de los seis hermanos. Esta novela la publicó en diciembre de 1847. Un año y medio después moría de tuberculosis, la misma enfermedad que ya se había llevado a cuatro de sus hermanos y a su madre. Unos años después moría también Charlotte, la última superviviente, de la misma enfermedad. 
Anne es la menos conocida de las hermanas. Cualquiera conoce "Jane Eyre" o "Cumbres borrascosas", pero no todo el mundo sabe que, tras Charlotte y Emily, a la sombra de sus universalmente famosas novelas, se esconde la figura humilde y dulce Anne. Sus novelas no son tan apasionadas o dramáticas como las de sus hermanas. Si algo define la historia de "Agnes Grey" es su sencillez. 
A pesar de los detalles que se alejan de la vida de la autora, las experiencias que cuenta como institutriz, se acercan mucho a lo que vivió realmente en las casas en las que trabajó.
"Muchos autores, sin embargo, han mostrado cautela a la hora de tomar Agnes Grey como una simple autobiografía de la autora, lo que, por una parte, puede llevar a errores y presuposiciones falsas sobre la vida de Anne Brontë y, por otra, puede quitar mérito artístico a la novela, que quedaría como la mera trascripción de un diario". Esto se dice en el interesante estudio que se hace de la vida y obra de Anne Brontë en mi edición de "Agnes Grey". 
Anne no es Agnes. No coinciden sus circunstancias familiares, más allá de tener un padre vicario y, si bien las familias para las que trabajó se parecen mucho a las que emplearon a Agnes en la novela, tampoco se puede decir que coincidan totalmente las experiencias de ambas.
Los Ingham de la realidad, la primera familia para la que trabajó Anne, inspiraron con toda seguridad a los Bloomfield, la primera familia en la que Agnes trabajó como institutriz. En ambas casas, las institutrices, la real y la ficticia, se encuentran con los mismos problemas: niños mimados a los que no pueden imponer disciplina por verse privadas de autoridad por los progenitores; en ambos casos son tratadas con desdén y se las hace sentir inferiores; en ambos casos las familias tienen más dinero y ganas de aparentar que formación y educación (el señor Bloomfield "era un comerciante retirado, que había ganado una bonita fortuna, pero a quien no podían persuadir de que pagase un sueldo mayor de veinticinco libras a la institutriz de sus hijos"); en ambos casos, finalmente, las dos institutrices, la ficticia Agnes y la real Anne, son despedidas al cabo de unos meses por no saber imponer una autoridad de la que los propios padres las están privando continuamente.
También la segunda casa es similar en las dos jóvenes. Los Robinson, para los que trabajó Anne durante varios años y los Murray en cuya casa también Agnes permaneció ese tiempo. En este caso, la experiencia de Anne es más novelesca que la de su personaje, pues si Agnes se va de la casa por no ser ya necesaria, al crecer las jóvenes que cuidaba, y por cuestiones familiares, Anne se vio obligada a dejar la casa por la indiscreción de su hermano Branwell que, contratado en la misma familia como tutor del hijo, se enamoró de la señora Robinson. La incómoda situación hizo que Anne abandonara la casa y que Branwell fuera despedido poco tiempo después.
Los Robinson de la realidad y los Murray de la ficción, están en un nivel más alto de la escala social ya que son "hidalgos de pura cepa", pero el trato recibido por las respectivas institutrices no será mucho mejor, si bien el sueldo de cincuenta libras duplica el recibido en el empleo anterior.
Anne Brontë
Estamos, por tanto, ante una novela en la que Anne quiso dejar constancia de la vida de las jóvenes institutrices que no siempre encuentran en las familias para las que trabajan la colaboración de los padres a la hora de educar a sus pupilos; que no siempre reciben el trato deferente y respetuoso que merecen y que es imprescindible a su vez, para ser respetadas por los niños y jóvenes a los que educan. "Me sorprendió que llamara a sus hijos señorito y señorita Bloomfield, y aún más que me hablara con tan poca cortesía a mí, su institutriz y una persona totalmente desconocida para él". Eso queda pensando Agnes tras su primer encuentro con el señor Bloomfield, que ni siquiera tiene la delicadeza de presentarse.
En la segunda familia, los Murray, permanecerá más tiempo y tras pelear con dos jóvenes adolescentes volubles, superficiales y vanidosas, terminará por ser apreciada por ellas, sobre todo por la mayor cuando ya no tenga a nadie más a quien acudir.
La novela termina bien, al menos para Agnes que ve cumplidos sus sueños y deseos, a la par que materializa alguno de los de Anne. Lo que Anne y sus hermanas no consiguieron cuando vieron frustrados sus planes de abrir una escuela propia que las liberara de trabajar para los demás, Agnes consigue materializarlo. Y en el colmo de lo que podría ser la dicha para Anne, huérfana de madre desde muy pequeña, Agnes mantiene la suya y con ella emprende la tarea de poner en marcha la escuela. También consigue el amor que Anne no llegó a ver satisfecho si, como se cree, estuvo enamorada del ayudante de su padre, William Weightman, muerto en la juventud, "sin embargo, está claro que el jovial y alegre Weightman nada tiene que ver con el sobrio y comedido Weston" se dice también en el prólogo de la novela, por lo que tampoco en este personaje y su romance con Agnes parece que se refleje demasiado la vida de Anne.

Lecciones (Helen Allingham)

Agnes Grey es una novela sencilla, como decía, de corta extensión (248 páginas), en la que Anne sencillamente pretende mostrar sus experiencias: la dureza de enfrentarse a unos niños, por lo general maleducados y consentidos por unos padres en exceso complacientes y más dispuestos a culpar a la institutriz de sus caprichos que a enfrentarse a ellos y mostrarles disciplina; la soberbia de unas clases que se sienten superiores a las personas a las que ellos mismos encargan la educación de sus hijos y ponen el respeto a su apellido y su familia por encima del respeto que los niños deberían tener a quien se encarga de su formación, dándose el caso paradójico de que es la institutriz la que debe deferencia y sumisión a sus pupilos; el trato muchas veces humillante que jóvenes humildes, cuando no manifiestamente pobres, sufren por parte de sus empleadores, ricos, e incluso nobles, pero con una formación muy inferior.
Se dice también en el prólogo, y quiero terminar así la reseña de esta curiosa novela.
"Posiblemente, una de las grandes diferencias entre Agnes Grey y otras novelas de institutrices sea la voluntad de la protagonista de convertirse en institutriz y de conseguir que esto sea un medio para su realización como persona, y esto es lo que hace que, a pesar de su primer fracaso y de todas las humillaciones por las que tiene que pasar persista en su empeño".

Esta novela entra además en el reto "Nos gustan los clásicos" por estar publicada antes de 1990, concretamente, "Agnes Grey" es de 1847.


domingo, 23 de abril de 2017

Feliz día del libro 2017


Los libros recomendados

Recién llegada de viaje, tengo que agradecer a Revista MoonMagazine varias cosas: La primera que haya contado con mi colaboración publicándome reseñas de forma pertiódica; la segunda que me haya escogido entre sus muchos redactores para participar en esta felicitación del día del libro y la tercera, aunque no menos importante, que me haya dado hecha la felicitación de este día tan señalado para todos los que os acercáis por aquí.
Además, la Revista MoonMagazine, celebra hoy su segundo cumpleaños, por lo que hay doble motivo para acercarse a ella.
En este día del libro 2017, os invito a acercaros a la Revista para saber qué libros recomiendan algunos de los blogs amigos y/o que con ella colaboran. Pinchad en el enlace y os asomaréis a nuestros más destacados gustos lectores.


¿Sabéis, de todos los de la foto-montaje de arriba, cuál es el mío? No dejes de averiguarlo.
¿Quieres saber cuáles son los blogs que recomiendan? Aquí los tienes:

Los blogs que recomiendan
Pues aquí os dejo con nuestros libros recomendados. Espero que los disfrutéis.

FELIZ DÍA DEL LIBRO 2017, FELIZ SAN JORGE PARA LOS QUE LO CELEBREN Y, PARA MIS PAISANOS, FELIZ DÍA DE CASTILLA Y LEÓN (TAMBIÉN LLAMADO SAN VILLALAR)


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...